Banca por Internet: ingresando al sitio de Internet de su banco, ud. puede transferir de manera segura, dinero a cuentas propias o de terceros, realizar todo tipo de pagos y otro tipo de operaciones y así evitar el traslado de físico de dinero. Muchas de estas operaciones ya se pueden hacer también operando desde su teléfono celular.

Banca Telefónica: llamando al servicio de banca telefónica, ud. puede  acceder a las cuentas bancarias y operar con ellas en todo momento y desde cualquier lugar.

Terminales de autoservicio: Puede pagar servicios, impuestos y tarjetas de crédito así como realizar depósitos en efectivo, cheques y transferencias a cuentas propias y de terceros.

Cajeros automáticos: Ud. puede pagar impuestos, servicios y tarjetas de créditos, además realizar depósitos y transferir a cuentas propias o de terceros.

Tarjetas de débito: Esta herramienta, no solo le permite realizar compras en los comercios de manera práctica y segura, sino que le permite ahorrar gracias al beneficio de la devolución del 5% del IVA.

Tarjetas de crédito: Con este medio, además de contar con los beneficios que otorgan algunas entidades, usted puede comprar y financiar en cuotas las compras realizadas en los comercios e instituciones adheridas.

Débito en cuenta bancaria: Con esta herramienta, usted puede pagar los servicios como telefonía, televisión, medicina prepaga, seguros, autopistas, clubes, luz, gas, teléfono, agua, etc. A la fecha del vencimiento del servicio se descuenta de su cuenta el monto que figura en su factura. Entre las ventajas de este servicio se encuentra la posibilidad de abonar las facturas siempre a término sin tener que pagar recargos por vencimiento, sufrir cortes de servicio, o tener que recordar la fecha de vencimiento de las facturas; ahorra tiempo, ya que se evita hacer filas y sufrir demoras; aumenta la seguridad en el pago de los impuestos y servicios; permite tener un mejor control de los gastos.

Débito en tarjeta de crédito: Al igual que el punto anterior, usted puede pagar los servicios mencionados teniendo la posibilidad de organizar distintos pagos en una sola fecha y una sola liquidación: la de su tarjeta.

Pago Electrónico de Servicios: permite abonar facturas de servicios e impuestos, recargar celulares y efectuar pagos de compras en línea en forma segura y cómoda las 24 horas a través de los cajeros automáticos y banca por Internet entre otros.

Cheque: Es un documento por el cual usted ordena al banco, en el cual tiene fondos depositados en su cuenta corriente bancaria, el pago al beneficiario del cheque haciendo uso de la disponibilidad de crédito con que cuenta.

Cheque de pago diferido: Los cheques de pago diferido constituyen  una  orden  de  pago librada por un plazo de entre 1 y 360 días a partir de su emisión. El plazo se puede convenir libremente entre el emisor y el beneficiario.

Cheque certificado: La certificación de un cheque consiste en la declaración formal del banco por la cual deja constancia en el propio cheque, que el mismo tiene respaldo económico dado que existen fondos suficientes para su pago, en la oportunidad que sea presentado al cobro.

Cheque de pago financiero: Tiene las mismas ventajas que el cheque común para las personas que no sean clientes de entidades o no posean cuentas corrientes y/o tarjetas de crédito, teniendo entonces la posibilidad de acceder a este medio de pago. El monto del cheque puede ser cancelado mediante efectivo (caja) por el solicitante, mediante transferencia a favor de la entidad emisora o a través de débito en cuenta cuando se trata de un cliente de la entidad. Asimismo, el beneficiario puede depositarlo en cualquier entidad.

Transferencias desde sucursales: es un sistema mediante el cual se transfieren fondos hacia distintas cuentas bancarias propias o de terceros, en la misma entidad u en otra, sin necesidad de transportar físicamente el dinero.

Card to Card: servicio que permite realizar pagos o simplemente enviar dinero de una tarjeta de crédito a otra tarjeta de crédito. Ideal para pagos de servicios de profesionales u otros prestadores.

Le recomendamos consultar en el banco de su elección cualquier aspecto que le resulte necesario en relación con estas herramientas.

Asimismo, le recordamos:

  • No divulgue información personal, datos confidenciales o claves de seguridad por ningún medio que le sean requeridas.

  • Antes de introducir la tarjeta en el cajero automático, chequee que las ranuras de ingreso de la tarjeta y salida de dinero en efectivo no estén obstruidas.

  • No digite nunca la clave personal en presencia de personas desconocidas, aún cuando pretendan ayudar, ni facilite la tarjeta a terceros.

  • Si la tarjeta se traba en el cajero automático no acepte la ayuda de extraños.

  • Cambie el código de acceso, clave o contraseña personal (“password”, “PIN”) asignada por el banco, por uno propio. Este código debe memorizarse, en lugar de escribirse y modificarse periódicamente para su mayor seguridad.

  • Nunca pierda de vista su tarjeta de crédito.

  • Firme su tarjeta en el reverso.

  • Utilice la tarjeta sólo en comercios en los cuales confíe; si tiene la más mínima duda, no la use.

  • Ante robo o extravío, llame lo más pronto posible al banco para notificar el hecho. Con esto evita posibles operaciones de terceros con su tarjeta.

  • Al operar por banca electrónica, no debe guardar las claves de acceso al banco en la PC.

  • Use el teclado virtual del sitio del banco. Al escribir las claves con el mouse, bajan las posibilidades de robo de las contraseñas.

  • Ingrese al banco desde una PC conocida.
descargar-pdf